martes, 29 de junio de 2010

NUEVO MILAGRO

A treinta y ocho años del nacimiento de mi hija Andrea quien al nacer me inspiró esta poesía.


Junio ensayaba despedidas

Tapizaban su cielo barriletes
de inusitadas formas
y colores.

Y su suelo
la última hojarasca.

El día se mostraba
claro y frío
y en mí había tormenta
y soles tibios.

Al morir de la tarde
se perfiló la noche
de azul profundo
y brillos diamantinos.

Y mi cuenco se abrió
para tu paso.

Y eras de luz lunar
y aromabas
a lirio vespertino.

Y fue canto tu llanto
Y tu sueño tranquilo.

                 Julia Cerles

9 comentarios:

  1. Besos!! Como madre comprendo perfectamente este poema...lindoooo!!! bello y tierno!!

    Cuando tengas tiempito visitame, he extrañado tus lindos comentarios...

    ResponderEliminar
  2. Tengo tres hijas, así que tu experiencia, expresada de forma bellísima, es la mía, aunque para cada una es única.

    Siempre es conmovedor entrar en tu casa y leerte.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un poema precioso de amor maternal.

    Enhorabuena.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Con qué bellísima naturalidad lo dices. Dulce y tierno como bebé recien nacido...

    Un beso para cada una.

    ResponderEliminar
  5. Bellísimo sentimiento que inspiró tan hermosas palabras.

    Un beso ¡maestra! :)

    ResponderEliminar
  6. Julia Cerles, el amor maternal inspiró tu alma
    para dejar lindos versos a la flor naciente

    Abrazo sincero

    M. Ángel

    ResponderEliminar
  7. Muchas felicidades a tu hija, por su cumpleaños y por la madre que tiene. Saber expresar ese momento de esta manera tan bella sólo puede hacerlo una poeta.
    Un gran abrazo
    Conchi

    ResponderEliminar
  8. Bello, bellísimo

    que sea por siempre esa unión de cuerpo y espíritu

    Gracias por tu inspiración

    ResponderEliminar
  9. Si ya el hecho de tener un hijo es lo más bello de la creación que una madre puede sentir, saberlo expresar como tu los hecho, amiga Julia, es lo más bello que podemos encontrar los mortales. Francamente hermoso y sabes que lo digo con el corazón, amiga mía. Felicidades a tú hija por su cumpleaños, pero sobre todo por esa madre que Dios le dió. Un abrazo grande con mí cariño.

    ResponderEliminar